Plusvalía municipal, una cuestión de ingresos indebidos

Tribunales de todas las instancias y territorios están anulando la plusvalía municipal, o Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), por el que los Ayuntamientos han recaudado por unos beneficios inexistentes en muchos casos durante la crisis, al no incrementar su valor los terrenos, sino todo lo contrario.

Ello es debido a que, a pesar de que el valor de los terrenos en la mayoría de casos ha disminuido en los últimos años, debía pagarse el impuesto por cuanto que el mismo se calcula en base al valor catastral, que no ha dejado de aumentar a pesar de la pérdida de valor del precio de mercado.

Esta situación abre la puerta para que aquellos que hayan satisfecho la plusvalía municipal en los últimos 4 años puedan reclamar al Ayuntamiento la devolución de ingresos indebidos, si el terreno no ha incrementado de valor.

El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) es un impuesto directo recaudado por los Ayuntamientos, a quienes corresponde íntegramente su gestión, y que grava el incremento de valor experimentado por los terrenos de naturaleza urbana que se produzca como consecuencia de la transmisión de su propiedad por cualquier título (compraventa, donación, herencia, permuta…) y por la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce limitativo del dominio, sobre dichos terrenos (usufructo, …).

Este impuesto se basa en el incremento de valor del suelo y éste es el origen de la polémica, pues ya se han dictado sentencias en las que consideran que el sistema de cálculo del impuesto no es correcto, pues da como resultado un incremento de valor del suelo ficticio, que en absoluto se corresponde con la realidad de los últimos años de crisis, en que el valor de los terrenos no sólo no ha aumentado, sino que en muchos casos ha disminuido.

Por otro lado, esta cuestión ya está en el Tribunal Constitucional, a raíz de una cuestión de inconstitucionalidad planteada, para que sea este órgano quien dictamine si este impuesto es acorde a los principios constitucionales.

¿Es correcto el sistema de cálculo del impuesto?

El método de cálculo que se aplica para determinar el IIVTNU a pagar consiste en lo siguiente: Sobre el valor catastral del terreno se aplica el porcentaje anual que determina cada Ayuntamiento y que aumenta en función del número de años transcurridos entre la adquisición y la transmisión, con un máximo de 20 años.

Este sistema no tiene en cuenta ningún dato real sobre la variación del valor que, en su caso, el terreno haya podido experimentar.

Antes de la Crisis, este sistema de cálculo permitía una correspondencia con un aumento efectivo del valor de los terrenos, pero con la llegada de la crisis no se ha corregido para adaptar los valores catastrales a la depreciación que la gran mayoría del suelo urbano ha sufrido.

Por el contrario, desde el inicio de la crisis se ha aumentado el valor catastral de los inmuebles de forma sistemática y los Ayuntamientos han aplicado sus ordenanzas fiscales a rajatabla, basándose en una base imponible (el valor catastral del suelo), no ajustada a la realidad, y dando siempre por supuesto que en toda transmisión de inmuebles se produce un incremento de valor, lo cual no siempre es verdad.

El impacto que esto ha tenido es que el contribuyente ha pagado un impuesto sobre un incremento de valor del suelo que, en muchas ocasiones no se ha producido.

¿Se puede reclamar la plusvalía municipal que ya he pagado?

Si no se ha producido incremento del valor del terreno, no existe hecho imponible y, por consiguiente, no hay sujeción al impuesto. Con ello se abre la posibilidad para los contribuyentes para solicitar la devolución de ingresos indebidos por las Plusvalías Municipales pagadas durante los años no prescritos (últimos 4 años). Si crees que es tu caso, no dudes en contactar con nuestro despacho profesional.

ComunicaciónPlusvalía municipal, una cuestión de ingresos indebidos

Related Posts