Plusvalía municipal: Qué hay que tener en cuenta

plusvalia municipal

Reclamación plusvalía municipal

La “plusvalía municipal” es el impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IVTNU), es uno de los más polémicos de los últimos años, sobre todo desde el estallido de la crisis inmobiliaria. Este tributo grava el incremento de valor que experimentan los terrenos urbanos en el momento de su transmisión, pese a que el contribuyente haya sufrido o no pérdidas con dicha transmisión. Sin embargo, el Tribunal Constitucional lo ha declarado inconstitucional cuando se herede, done o venda una vivienda en pérdidas

El importe medio que sale a pagar por los contribuyentes oscila entre los 3.000 y 6.000 euros, aunque esto depende del valor catastral que tenga el inmueble transmitido, lo que puede llevar a que los importes exigidos puedan ser muy superiores. Este impuesto es a cargo de quien transmite (excepto en el caso de una herencia), por lo que es éste quien paga la plusvalía municipal al Ayuntamiento del municipio donde se encuentra el inmueble.

Lo más cuestionado es la fórmula de cálculo de este impuesto. El resultado a pagar no es un porcentaje sobre la ganancia o pérdida obtenida con la transmisión (por ejemplo la venta de una casa), sino sobre el valor catastral, teniendo además en cuenta el número de años que ha estado el bien en el patrimonio del transmitente, lo que conlleva que estamos ante un impuesto que siempre sale a pagar, incluso cuando el transmitente haya tenido pérdidas en la operación.

Cualquier persona en su sano juicio no estará dispuesta a pagar un impuesto que en teoría, grava el incremento de valor que han experimentado los terrenos urbanos transmitidos, cuando dicho incremento ha sido nulo, y se han visto obligados a vender en pérdidas. Ni tampoco cuando, a pesar de obtener una ganancia en la transmisión, ésta es muy pequeña en comparación con el impuesto que sale a pagar, por lo que éste resulta confiscatorio.

Reclamación de la plusvalía municipal

El marco actual, donde múltiples sentencias están cuestionando la aplicación de la misma y obligando a su devolución, puede servir para impugnar las liquidaciones de plusvalía municipal que hubieran podido ser satisfechas en ventas o daciones en pago de inmuebles con pérdidas. Si bien, deberá atenderse, caso por caso, al periodo de prescripción que pudiera ser aplicable, al procedimiento concreto que se hubiera seguido en cada caso para el pago de la plusvalía, y al carácter objetivo de la pérdida.

 Igualmente, y por los mismos motivos expuestos anteriormente, en caso de realizar una venta con pérdidas, podrán recurrirse las solicitudes de liquidación de la plusvalía municipal exigidas por los Ayuntamientos, las cuales aún no se hayan satisfecho, con el fin de lograr la anulación de las mismas.

Lo más adecuado por tanto es contar con profesionales que puedan ayudar a clarificar vuestra situación. Si crees que es tu caso, no dudes en contactar con nuestro despacho profesional.

ComunicaciónPlusvalía municipal: Qué hay que tener en cuenta

Related Posts